La adicción a las compras

                           images


En estas fechas próximas a la navidad tienen lugar una gran cantidad de campañas en los diferentes comercios con el fin de incentivar las ventas e impulsar a las personas a las compras con “descuentos” y diferentes tipos de promociones, cada año vemos como este tipo de promociones va aumentando y se van acogiendo tradiciones de otros países para el fin citado, pero a veces lo que puede parecer normal para la sociedad puesto que son los mismos comercios los que lo impulsan llega un momento que pasa a ser patológico y es cuando entra en juego el llamado “síndrome de la compra compulsiva”

¿Qué es el síndrome de la compra compulsiva?

Este síndrome también es llamado oniomanía, y su mecanismo es similar al que tiene lugar en los procesos adictivos, en los que la persona es incapaz de control los impulsos y deja de estar bien si no lleva a cabo la conducta en cuestión, llegando a necesitar el adquirir objetos de manera compulsiva para saciar “el mono” o la ansiedad creada por el síndrome, en otras palabras, la persona tiene una gran necesidad de comprar caprichos o cosas innecesarias y si no lo hace estará angustiada o deprimida hasta que no lo logre realizar.

Este problema afecta sobre todo a las mujeres con alto nivel económico, y el rango de edad está situado dentro de la población adolescente que por falta de estabilidad emocional son los más proclives a desarrollar problemas de esta índole.

compras02-0410


Hoy en día problemas así son muy difíciles de detectar puesto que la sociedad está avocada hacía el consumismo, nos crean necesidades ilusorias y nos hacen pensar que necesitamos cosas que realmente no nos hacen falta.

Y tú, ¿conoces a alguien con este problema? ¿crees que puedes tener tú este síndrome?

Aconsejo a todo el mundo que se plantee estas cuestiones y sobretodo que piensen en lo mucho que nos intentan influenciar a partir de anuncios y propagandas que no tienen fin, y que finalmente pueden desencadenar en problemas serios que necesitan de ayuda profesional para poder solventarlos.

España tiene cuatro veces menos psicólogos que la UE

Hoy voy a comentar un artículo que ha sido recientemente publicado y que nos explica la situación actual de España en cuestión a los psicólogos.

El artículo lo podéis encontrar en este link.

«40 por ciento de afectados por un trastorno mental acude inicialmente a Atención Primaria, más de la mitad no llega a recibir un tratamiento adecuado.»

Para un psicólogo es francamente dificil leer frases cómo esta, es duro el saber la gran necesidad que hay en nuestro país de un servicio psicológico adecuado, y no me refiero simplemente a la enfermedad mental en términos estrictos, me refiero a personas que a traviesan situaciones muy duras como la pérdida de un empleo o de su vivienda y que no tienen los recursos necesarios para poder recibir la ayuda psicológica que necesitan y deben afrontarlo sólos, lo cual cómo es lógico les lleva a coger trastornos que con un debido despliegue de recursos para la población no habría tenido.

«entre un 18,5 y 25 por ciento de las consultas son por un trastorno de ansiedad, y entre un 13,4 y 35,8 por ciento por un cuadro depresivo»

Ligado a lo que comentaba arriba, estamos hablando de 1/4 de las visitas por ansiedad y de más de 1/3 de estas por depresión, es o no es para tomarlo enserio? 
Los profesionales de la salud mental debemos ser los que promovamos la importancia de un debido espacio y reconocimiento para estos trastornos, hablamos de un gran número de personas que necesitan ser atendidas debidamente con una terapia, una simple medicación no basta para tratar estos problemas.

«entre el 35 y 50 por ciento de las consultas «tienen detrás una problemática psicológica»

Muchas personas van a la consulta primaria por dolores y molestias, pero lo que descubren una vez les atienden es que en muchos casos estos dolores y molestias vienen por una causa psicológica. El estrés y la ansiedad tienen muchas manifestaciones físicas y el tener un equipo especializado de psicólogos en atención primaria podría ayudar en gran medida a la hora de tratar este tipo de sintomatologías, ese » seguramente te pase esto por los nervios» tiene un porqué detrás que debe tratarse debidamente.

Aquí he querido resaltar los titulares que más me han llamado la atención del artículo, espero que lo leais completamente porque creo que es muy interesante, y sobre todo porque nos habla una vez más de esta realidad que debemos cambiar.

 

La resiliencia,¿una utopía?

Hoy quiero hablar sobre un concepto que cada vez se va conociendo más tanto dentro del campo de la psicología como a nivel general, pero que todavía sigue siendo un tema un poco desconocido en nuestros días, y aquí quiero explicar su definición y hablar un poco más sobre él. Este concepto es la resiliencia.

1_foto-resiliencia

La resiliencia en términos psicológicos consiste en la capacidad de la persona de sobreponerse de forma éexitosaante los problemas que le ocupan, es la capacidad de mantenerse con entereza ante sus dificultades y ser capaz de volver a la normalidad e incluso salir fortalecido de las situaciones difíciles.

En términos históricos, el concepto de resiliencia fue acuñado por Emmy Werner en el siglo XX, que a su vez lo tomó prestado de un psicoanalista llamado John Bowlby.

Una cuestión que se genera al hablar de este concepto sería, ¿el resiliente nace o se hace?

Está claro que como en todo rasgo de personalidad cada persona nace con una predisposición genética a ciertas actitudes ante la vida, como en el caso de la depresión que ya sabemos que si existe una influencia genética a padecerla en mayor o menor medida, pero es igualmente cierto que la resiliencia a fin de cuentas es una habilidad social más, y como tal se puede aprender y desarrollar, es decir, una persona puede aprender a superar exitosamente los problemas, a sobreponerse y crecer ante la adversidad a la que se enfrenta en su vida.

Al decir esto tampoco podemos menospreciar el concepto de resiliencia, porque es un rasgo tremendamente valioso para el ser humano, y tener esta capacidad le asegurará a la persona el poder tener una gran herramienta para afrontar las dificultades de la vida, pero las personas que a priori no se sientan identificadas ante esta idea no deben decaer, ya que como comentamos el ser resiliente se puede entrenar y mejorar, y de echo también hay estudios que afirman que entre un 30% y un 50% de la población entraría dentro de lo que se consideraría una persona resiliente, por lo tanto no es un concepto utópico y gran parte de la población lo es.

Y tú, ¿crees que eres resiliente?

La enfermedad mental en el cine, El Capitán Newman.

En la siguiente entrada os voy a hablar sobre una película que he descubierto recientemente, y que me parecido un ejemplo maravilloso para poder comprender un poco más los trastornos mentales.

La película tiene ya muchos años, pero la calidad de los actores como de la temática que ocupa creo que no se ve afectada por el paso del tiempo, es una gran película.

os dejo una pequeña ficha con sus datos técnicos:

ElCapitnNewman_1Ecopia

Título original: Captain Newman, M.D.
Año: 1963
Duración: 126 min.
País: Estados Unidos
Director: David Miller
Guión: Richard L. Breen, Henry Ephron, Phoebe Ephron (Novela: Leo Rosten)
Música: Frank SkinnerFotografíaRussell Metty
Reparto: Gregory Peck, Tony Curtis, Angie Dickinson, Eddie Albert, James Gregory, Bethel Leslie, Robert Duvall, Jane Withers, Dick Sargent, Larry Storch, Robert F. Simon,Syl Lamont, Paul Carr, Vito Scotti
Productora: Brentwood Productions / Universal Pictures
Género: Comedia. Drama. Bélico | Ejército. II Guerra Mundial

La película nos sitúa en un hospital que acoge a los heridos estadounidenses durante la II guerra mundial, en el que de forma novedosa se tiene un departamento específico para los enfermos mentales liderado por el protagonista de la película, el polémico Dr. Newman.

El Dr. Newman se ve obligado tanto a lidiar por un lado con los graves casos que tiene de enfermos con terribles traumas y trastornos por lo que han vivido, como por otro lado también a lidiar con sus superiores que le presionan contínuamente para «curar» a estos enfermos y que puedan volver lo más rápido posible al campo de batalla.

Esta película nos refleja muy bien la situación a nivel general de los enfermos mentales, ya que aunque en nuestros días la situación no es la misma y los estudios y tratamientos han mejorado notablemente, si encontramos mucho desconocimiento por parte de la población y muchos de estos enfermos tienen que enfrentarse a una presión similar a la que encontramos en la película, y también los profesionales como el Dr. Newman tienen escasos medios para poder tratar eficazmente a los enfermos debido a las limitaciones sanitarias que tenemos hoy en día y que complican mucho las cosas para los enfermos mentales.

La finalidad de hablaros de esta película es para que por un lado las personas interesadas puedan conocer un gran clásico que nos habla estupendamente sobre la enfermedad mental, y por otro lado poder ayudar a otras personas a entender un poco más la situación de un enfermo mental, el duro camino que le supone y todo lo que influye dentro de un proceso de enfermedad mental.

Emoción y sentimiento, ¿Qué es qué?

En el artículo de hoy he decidido aclarar dos conceptos básicos de psicología que muy a menudo tienden a confundirse y a pensar que son lo mismo, pero que no es así y considero que hablar un poco sobre ellos podría ser de ayuda a muchas personas para poder disipar sus dudas.

Hoy vamos a hablar sobre el concepto de emoción y de sentimiento. ¿Es lo mismo cuando experimentas X sentimiento a X emoción? En absoluto, cada elemento se desarrolla de forma distinta y se “vive” también de forma distinta, vamos a definirlos para así entenderlo un poco mejor.

Las emociones vendrían a ser estados “afectivos” que experimentamos en base a nuestra experiencia y al ambiente, son reacciones subjetivas de los individuos que se originan de manera innata como reacción al contexto de cada persona.

La función de las emociones es principalmente adaptativa, surgen de forma innata y espontánea alterando así el estado natural de la persona durante un periodo de tiempo distinto en cada individuo tanto en duración como en intensidad.

Las emociones afectan a la persona tanto a nivel congnitivo como motor, puesto que en función de cada emoción los pensamientos de la persona serán unos u otros y a nivel motor también tendremos manifestaciones físicas de cada emoción.

Estas emociones están catalogadas en dos grupos diferenciados conocidos como emociones primarias y emociones secundarias. Las emociones primarias consisten en las emociones básicas que todo ser humano comienza a experimentar desde que nace, siendo estas: Alegría, tristeza, ira, asco, miedo (y según la clasificación aquí entraría la sorpresa)

Y las emociones secundarías serían el resultado de la combinación de diferentes emociones primarias, como por ejemplo la vergüenza o la curiosidad, pero como ya digo existen diferentes maneras de clasificar todas las emociones en función del autor y esta clasificación vendría a ser la más simplificada sin añadir ningún matiz.

Por otro lado encontramos los sentimientos que son el resultado de las emociones que experimentamos, y que nos hacen ser conscientes de nuestro estado anímico interno.

Tanto los sentimientos como las emociones están generados en base a la química cerebral y en ellos influyen diferentes neurotransmisores como la dopamina o la serotonina y en base a esta actividad cerebral es cómo el ser humano y el resto de animales reacciona y “se mueve” en el mundo que le rodea.

Los conceptos de emoción y sentimiento tienen una gran base teórica a sus espaldas, infinidad de estudios se han realizado sobre ellos y su complicado engranaje se sigue investigando a día de hoy, por lo que con el paso de los años se descubrirán nuevos mecanismos emocionales y quien sabe, hasta tal vez lleguemos a descubrir nuevas emociones.

LLega septiembre…. ¿Llega también el bullying?

bullyingUn saludo a todos, hoy, al ser la primera entrada del mes de septiembre, he pensado en hablaros de un tema que aunque preocupa a muchos padres y a muchos niños, parece que hoy en día todavía resulta tabú, y con el comienzo de un nuevo año escolar me ha parecido que es un buen momento para tratarlo, analizarlo y darle un poco más de luz.

El tema al que me refiero es el bullying y para empezar a hablar de él comenzaré haciendo una pequeña definición de este concepto para que lo conozcamos un poco mejor.

El bullying en términos generales consiste en la violencia (física, verbal o psicológica) que ejercen unos niños a otros en situaciones escolares agrediendo de esta forma a la integridad y bienestar de la persona objeto de esta violencia y dañando en algunos casos fuertemente a esta, causándole grandes daños psicológicos, emocionales, y en algunos casos hasta físicos.

Los agresores de forma general suelen contar con un “apoyo” de otros compañeros también cómplices en este maltrato, y este apoyo sirve como reforzador a su vez de los actos del maltratador, sintiéndose fuerte para realizar estas conductas.

Las consecuencias de esto pueden provocar en el niño muchos problemas psicológicos que pueden ir desde una ansiedad moderada hasta alcanzar una depresión profunda que necesite de una gran ayuda psicológica para poder salir de ella.

imagesEl bullying no es un problema que haya surgido recientemente, ya que situaciones de este tipo han existido desde hace décadas, pero lo que si es cierto es que debido a varias causas los casos de bullying en sus distintas categorías han subido de manera exponencial, llegando incluso a surgir nuevas formas de este por la presencia cada vez mayor en nuestras vidas de las nuevas tecnologías, que han dado como resultado una nueva forma de bullying conocida como el “ciberbullying”, en el que la persona
objeto del acoso es atacada por otras personas a través de las redes sociales, en las que como todos sabemos es mucho más sencillo
expresar nuestros pensamientos y actitudes puesto que sentimos que tenemos una “máscara” que nos oculta de las otras personas y de este modo nuestras acciones no tendrán consecuencias para nosotros, en resumen, nos sentimos más libres de poder actuar como queramos a través de ellas.

Los profesionales de la psicología intentamos que la sociedad y sobre todo padres y niños tomen conciencia de la gravedad del bullying, puesto que es un problema que como ya he comentado daña gravemente la integridad de la persona que lo sufre y se debe concienciar profundamente a la sociedad para poder reducirlo todo lo posible.

Como padre, si ves que tu hijo llega de clase triste y abatido, que no te cuenta nada sobre las clases, que le cuesta mucho ir al colegio o que manifiesta algún tipo de actitud con rasgos depresivos en las situaciones que implican al colegio, debes plantearte hablar con él o con los profesores para indagar si puede haber detrás de esto algún problema de acoso escolar.

Y como compañero, si sabes de algún niño que este atravesando por esta dura situación, debes intentar comprender lo duro e injusto que es y actuar para que esto deje de suceder en las aulas, demuéstrale a tu compañero que le apoyas e incluso habla con tus profesores para evitar esas conductas de otros compañeros porque para solucionar el bullying es fundamental trabajar en conjunto compañeros, padres y profesores para poder localizar a los agresores y de esta forma hacer que dejen de actuar así.

Enfermedades mentales, ¿causas genéticas o ambientales?

El siguiente artículo trata de las causas que hasta la fecha se van desvelando a cerca de las enfermedades mentales a nivel general.

Por supuesto cada enfermedad tiene unas causas particulares y en muchos casos todavía están por descubrir, pero si bien es cierto que la ciencia de la psicología a día de hoy si tiene algunas pistas sobre qué puede influir a la hora de que una persona llegue a desarrollar una patología mental como depresión, esquizofrenia…etc.

Los factores que afectan para las patologías mentales son muchos, y estos podríamos diferenciarlos en dos grandes bloques: los factores genéticos y ambientales.

Por un lado, los factores genéticos hacen referencia a la predisposición genética que tiene una persona en concreto tiene para desarrollar una determina enfermedad, y esto se podría aplicar tanto a enfermedades mentales como a físicas, ya que en algunos casos los genes influyen de manera similar.

Para entender mejor pondré como ejemplo la esquizofrenia, ya que es muy común al tratar a una persona con esta enfermedad que en su familia ya haya antecedentes de personas con esta patología como padres o abuelos, e incluso se dan casos en los que en un mismo núcleo familiar viven varias personas esquizofrénicas juntas, por lo que el tratamiento en muchos casos deberá incluir tanto a los familiares sanos como a los otros que también lo padezcan.

Las investigaciones actuales cada vez están dejando más claro que a nivel genético en la mayoría de los casos no influye un solo gen, si no que son varios genes los que influyen en el posible desarrollo de las enfermedades mentales.

Por otra parte tenemos la influencia de factores ambientales, que consisten más bien en las experiencias de la persona y en su ambiente social, es decir, el contexto de la persona en cuestión, y de este modo un contexto favorable podrá ayudar a que la persona no tenga ningún tipo de enfermedad, y un contexto desfavorable podría desembocar en una patología, todo esto influenciado siempre tanto por los factores genéticos como por los factores psicológicos de la propia persona.

Un ejemplo claro de la influencia de los factores ambientales se puede ver en algunos casos de depresión ya que puede haber una persona con una predisposición genética a tener depresión, pero que tiene una vida sin problemas excesivos ni estresantes, por lo que es muy probable que esta persona aunque si tenga una predisposición a nivel genético de tener depresión, no llegue a padecerla a lo largo de su ciclo vital, pero en un caso contrario en el que la persona tenga tanto factores genéticos como ambientales posiblemente la desarrolle con más facilidad que otros individuos.

A parte de estos dos grandes bloques también nos encontramos con los factores psicológicos, aunque estos en muchos casos van incluidos dentro de los factores psicosociales, yo en este caso he preferido comentarlos a parte para poder explicarlos correctamente.

Los factores psicológicos vendrían a ser aquellos que componen la personalidad de una persona, como por ejemplo su capacidad de superación, su nivel de resiliencia, su capacidad de resolución de conflictos o su apertura a vivir nuevas

experiencias. Estos y otros factores más que componen la personalidad de una persona también serán altamente influyentes a la hora de desarrollar una determinada enfermedad o de no tenerla.

Como habéis podido ver el desarrollo de las enfermedades mentales es muy complejo y todavía quedan muchas incógnitas sin resolver, pero la ciencia avanza rápido y dentro de unos años estoy segura de que recibiremos respuesta a estas y otras muchas cuestiones sobre las patologías mentales.

Depresión post-vacacional, ¿verdad o mito?.

La depresión post-vacacional como concepto consiste en una serie de síntomas emocionales (en casos más pronunciados pueden llegar a ser también motores) que se desarrollan después de un prolongado periodo de descanso al tener que regresar a la vida cotidiada y estresante del trabajo y el día a día de una persona.

Todavía no se conoce en profundidad todas las causas que pueden hacer que se desarrolle este problema, pero está claro que hay varios factores que influyen claramente en su aparición como la situación previa a las vacaciones (si la persona estaba muy quemada) problemas personales al margen de la tarea que se vaya a retomar como problemas económicos o de pareja o también puede influir si la labor que se vuelve a realizar es muy estresante o desagradable para la persona, como por ejemplo si en tu trabajo tienes mala relación con tus compañeros, es lógico que el saber que volverás a verlos te deprimirá y creará tristeza.

El verdadero problema aquí nos surge cuando los síntomas que presentamos son demasiado intensos y dificultan a la persona el poder hacer una vida normal, aquí es cuando podemos empezar a sospechar de que podemos estar problemas de adaptación y estar padeciendo este síndrome.

Se han desarrollado varias claves para poder afrontar la depresión post-vacacional y prevenirla o solucionarla, por ejemplo un gran consejo que deberían seguir las personas que puedan tener factores que propicien su aparición sería el regresar al ambiente de su día a día unos días antes empezar su trabajo o estudios, es decir, si te vas de viaje no es nada aconsejable que vuelvas a casa el día de antes de empezar a trabajar, porque en ese caso los cambios que deberás afrontar serán más bruscos, es mejor que vuelvas unos días antes a casa para ir “mentalizándote” de la vuelta a tu rutina y que así tu cuerpo y mente se vayan habituando de nuevo.

Algo fundamental también es que no te exijas demasiado los primeros días, es totalmente normal que nada más volver al trabajo tengamos menos motivación y eso no es síntoma de ninguna patología, simplemente debemos ir volviendo poco a poco a retomar las tareas y así mentalizarnos de forma normal a que por desgracia, las vacaciones se han acabado.

Concepto de psicología

En este artículo he decidido hablaros sobre el concepto general de psicología, principalmente porque los profesionales de esta ciencia tenemos la sensación de que la población general no tiene un concepto adecuado sobre qué es la psicología.

– ¿Ir al psicólogo? ¡Pero si yo no estoy loco!
– ¿Eres psicólogo? Qué interesante… dime, ¿Yo qué personalidad tengo?

Frases de este tipo son las que solemos escuchar muchas veces al hablar de nuestra profesión y la verdad, resulta frustrante ver como la gente nos considera una especie de “loqueros” o e incluso “lectores de mentes”

La psicología es una ciencia relativamente joven si la comparamos con otras, eso es cierto, pero no por ello deja de tener  validez empírica y sus tratamientos y estudios dejan de ser eficaces y valiosos para las personas.

Hay personas que también creen que los psicólogos no valen para nada, puesto que si se encuentran depresivos o con problemas de ansiedad irán a su psiquiatra el cual les dará una medicación estupenda que resolverá todos sus problemas…

bueno, yo no voy a criticar en absoluto la labor de los psiquiatras, puesto que esta por supuesto que es correcta, e incluso muchas veces necesaria, pero lo que la gente no acaba de comprender es que un psiquiatra no cura la depresión, si no que trata sus síntomas para que la persona pueda tener una vida normal sin que estos se lo imposibiliten, pero esto no significa que la depresión se cure, puesto que para ello lo necesario es tener una terapia en la que se traten sus causas y que se trabaje para que la persona deje de estar depresiva, y en esta labor es en la que entramos los psicólogos.

Para que esto se pueda comprender un poco mejor se pueden poner muchas comparaciones, por ejemplo si tienes algún tipo de dolencia que requiera de una operación para solucionarla, a parte de la operación seguramente te recetarán analgésicos o antinflamatorios para que no notes dolores ni molestias, pero aunque tú no sientas el dolor no significa que te hayas curado, puesto que para ello te tendrán que operar, pues en el caso de los problemas psicológicos es similar, tu psiquiatra te dará medicación para que no te “duela”, pero el que abrirá la “herida” y  te “operará” en este caso será un psicólogo.

La psicología no se centra simplemente en problemas como la esquizofrenia o la bipolaridad, que son unas de las enfermedades más delicadas de nuestro campo por la cantidad de síntomas que tiene la persona que la sufre y por su cronicidad, la psicología también es necesaria para tratar problemas de bajo estado de ánimo que perdura mucho en el tiempo o incluso para un estrés crónico en el que la persona se siente incapaz de seguir adelante con su vida, en estos casos el psicólogo acompaña y ayuda a la persona para poder tratar las causas de estos problemas, hace que la persona pueda trabajar para solucionarlos y aprender a poder superarlos si en un futuro volviera a tener problemas similares.

Hoy en día a causa de la crisis que hemos sufrido, la salud mental de nuestra sociedad se ha visto afectada, los casos de ansiedad y depresión han subido considerablemente por problemas como desahucios o pérdida del empleo, que son circunstancias que afectan mucho a cualquier ser humano y que a veces requieren de ayuda especializada para superarlos, y debemos darle a estos problemas la importancia que tienen, ya que hacen sufrir a la persona, y se tienen que superar.

Espero de corazón que este artículo os haga ver la psicología de una manera más “real” y si con ello ayudo a que alguien que no tenía una idea correcta sobre la psicología ahora la pueda entender mejor yo me daré por contenta.

El concepto de duelo.

El duelo en términos psicológicos viene a significar el proceso que toda persona debe atravesar ante una pérdida.

Hay muchos estudios para clasificar las distintas etapas del duelo, pero este proceso tiene un carácter muy personal y de difícil clasificación puesto que cada persona lo elabora de diferente manera y si bien es verdad que hay etapas comunes que se deben atravesar para su correcta elaboración, estas etapas en cada persona se viven y superan de diferente manera y en diferente momento.

Hay diferentes tipos de duelo, el duelo “normal”, el duelo patológico, el duelo y el duelo bloqueado o postergado.

La característica principal para diferenciar los diferentes tipos de duelo radica en primer lugar en el tiempo que se prolongue el duelo, ya que este a partir del año aproximadamente empieza a considerarse duelo patológico, y por otra parte también depende de la intensidad de las emociones, ya que unas emociones tan intensas que imposibilitan a la persona para realizar una vida normal es un indicador de que el duelo posiblemente no se esté llevando de la forma adecuada.

A nivel general las personas tendemos a pensar que el duelo sólo se lleva a cabo por la pérdida de un ser querido, pero este pensamiento con el tiempo se ha desmentido ya que el duelo es un proceso natural de la persona que se lleva a cabo ante cualquier tipo de pérdida basándonos sobre todo en la importancia emocional que tenga para la persona, por esta razón el duelo se tiene que elaborar también ante la pérdida de una pareja o la pérdida de un empleo por ejemplo, pero no se debe confundir con las crisis normativas que se llevan a cabo ante los cambios de situaciones vitales de la persona, ya que estos conceptos son distintos y como es lógico no es lo mismo un cambio en tu vida que una pérdida.

La doctora Kübler-Ross es una de las autoras que ha estudiado el concepto de duelo en mayor profundidad, diferenciando las diferentes etapas por las que atraviesa la persona e indagando en los procesos psicológicos que tienen lugar en esta situación.
Las fases principales que la doctora ha diferenciado son la fase de negación, fase de ira, la negociación, la depresión y finalmente la fase de aceptación.

Más adelante hablaremos más sobre cada una de estas fases e iremos profundizando más en el concepto de duelo, por el que toda persona tiene que pasar alguna vez en su vida.